Foro de Rol de Final Fantasy
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Cuarto de música

Ir abajo 
AutorMensaje
Fiore
Batallón Pluto
avatar

Mensajes : 5
Guiles : 90
Fecha de inscripción : 01/02/2011

Poder de Batalla
Nivel: 1
Hp: 5000
Experiencia:
0/110  (0/110)

MensajeTema: Cuarto de música   Jue Feb 03, 2011 7:13 am

Desde el fallecimiento del rey y la reina no volvió a ser lo mismo aunque la leve alegría que trajo la predecesora al trono había restaurado la pérdida de Alexandria, la tranquilidad paso efímeramente sobre el reino cuando una terrible sacudida estremeció la tierra y transportándonos lejos de nuestro hogar, el pánico se había sembrado en varios sectores de la ciudad y la seguridad de esta misma corría en riesgo pues todo comenzaba a agotarse a pesar de los enormes esfuerzos de la Reina Lilia por mantener la paz y al mismo tiempo investigar los extraños sucesos que transcurrían sobre el pueblo.

Todo estaba cambiado demasiado rápido y Fiore así lo entendía pero la actitud que mostraba era casi inquebrantable que lo que sucedía ahora parecía no surtir ningún tipo de efecto como a otros que ya estaban dudando de la capacidad de la reina por manejar la situación o al menos eso eran los rumores que la joven había logrado escuchar. Como todas las noches tomaba su ligera armadura para cumplir la guardia nocturna en protección al castillo, sus pasos resonaban aunque jamás olvidaba la costumbre de ir siempre a ese lugar donde Seisyll siempre estaría aguardando a su llegada o en este caso la chica tenía que aguardar la venida del joven justo en la habitación donde por primera vez abrieron ambos sus corazones, sujetando su espada al costado decidió desviarse de su “ruta” para encaminarse a una de las habitaciones, abriendo la puerta notaba que ya era algo tarde por lo que apresuradamente dejo la espada sobre el bastidor momentáneamente, tocando algunas teclas de aquel instrumento decidió aguardar pero algo hizo que aquella espera se volviera más larga de lo habitual.

Fiore había eludido por primera vez sus deberes solo con la esperanza de que podía mantener aquel pequeño encuentro donde la música los unía más que las batallas. El frío ascendía por los corredores, no faltaba mucho para que los rayos del alba anunciara la llegada de un día más, la mujer estaba decidida a abandonar todo intento de querer retenerse y seguir esperando en aquel sitio hasta que al colocarse de pie sin querer tocó un teclado resonando su dulce melodía en un suave eco por la habitación, esa frágil sonrisa se plasmó por una brevedad comenzando con su tonada, llevándola a revivir memorias de su vida pasada que ella aún no se imaginaba que retenía casi como un tesoro.



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Seisyll O'Shaunessy
Batallón Pluto
avatar

Mensajes : 5
Guiles : 90
Fecha de inscripción : 02/02/2011

Poder de Batalla
Nivel: 1
Hp: 5000
Experiencia:
0/110  (0/110)

MensajeTema: Re: Cuarto de música   Jue Feb 03, 2011 8:16 am

Flash Back: Comenzando a caminar lentamente por sus rondares nocturnos, supo escuchar la voz de alguien que estaba gritando. Corrió rápidamente intentando de que no sea la Reina, sin embargo se escuchaba como si proviniera a los pies del castillo. El hombre corrió a través de los pasillos que también tenía forma de balcones y daba a una vista excepcional de toda Alexandria, observó hacia abajo y escuchó una vez mas los gritos de auxilio, queriendo ser tapados por la voz de un hombre que gritaba aun mas queriendo callarla y poniendo la mano en su boca. Sin dudarlo, desenvainó su espada, saltó por encima del barandal y clavó la punta de su espada en la pared de piedra del castillo, para descender con cuidado, deslizándose como si de un esquí se tratase.

Pronto encontró el suelo y dio un salto impulsándose desde la pared, para caer al suelo de pie, colocarse a cuclillas rápidamente y dar un giro rodando por el suelo hacia delante, para quedar con una rodilla en tierra pero a salvo de un gran golpe. Observó para todos lados, escuchó una vez más el grito y corrió hacia él. - ¡Batallón de Pluto!

Gritó fuertemente, para que se sintieran ruidos de algunas pequeñas cajas que se volteaban hacia algún lado y llegara a un callejón, la mujer estaba tendida en el suelo, con su ropa rasgada y se podía ver a un montón de calles lejos, como un hombre escapaba para dar la vuelta hacia la izquierda y perderse, sería en vano correrlo. El joven de cabellos grises se acercó a la mujer y musitó. - ¿Estas bien?

Ella tenía heridas por todos lados, el cuerpo rasgado al igual que su vestido. Ni siquiera contestó, tan solo cubrió sus oídos con sus manos y comenzó a llorar, Seisyll intentando contenerla, la abrazó suavemente para que no sintiera miedo y musitó. – Shh… tranquila, todo está bien ahora.

Ella recostó la cabeza en su pecho y Seisyll tarareaba una música, la misma música que con el piano tocaba Fiore, relajando a la mujer, que se quedaba dormida. La alzó con sus dos manos y la llevó al palacio, donde la supieron atender. Cuando estos preguntaron por Seisyll, el chico ya se había ido, pues había recordado algo que tenía que hacer. – Siempre tan ocupado…

Actual: Seisyll corría por los balcones del Palacio, observando hacia el cielo de costado, pues el cielo se estaba poniendo anaranjado, dando lugar a pensar que pronto salía el sol. Su espada envainada se mecía de lado a lado mientras el corría, intentando llegar a tiempo, aunque sabía que se le había hecho tarde con todo lo acontecido. Al llegar a la puerta, no había música, pues pensó que había llegado muy tarde. Sin embargo una melodía se hacía escuchar en el piano, lo que provocaba una pequeña sonrisa en el rostro de Seisyll, justo a tiempo.

Cerró sus ojos y suspiró por lo bajo, abrió la puerta con la palma de su mano y pudo observar a Fiore tocando el piano, en silencio entró, pues no le gustaba interrumpirla, se acercó hacia ella y observó cada tecla que tocaba, caminó hasta el borde del piano, justo al otro extremo y se quedó parado, apoyó sus codos en el piano y se le quedó observando mientras ella tocaba, sumida en la música, aun con la sonrisa marcada en su rostro, pues le agradaba mucho esa melodía que solía tocar.

Se colocó firme, pues sabía que la música estaba a punto de terminar y preparaba sus manos para aplaudir. Cuando ella dio la última nota, el joven con una risa, comenzó aplaudir muy bajo, pues no quería despertar a la Reina. Y musitó. – Bravo, bravo… justo a tiempo llegué… lo siento, Fiore, tuve un pequeño percance y no pude llegar antes, pero sigues tocando tan bien como siempre, ¿Cómo se encuentra hoy en día mi pianista preferida?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Fiore
Batallón Pluto
avatar

Mensajes : 5
Guiles : 90
Fecha de inscripción : 01/02/2011

Poder de Batalla
Nivel: 1
Hp: 5000
Experiencia:
0/110  (0/110)

MensajeTema: Re: Cuarto de música   Jue Feb 03, 2011 8:50 am

Aunque no estuviese a su lado ella seguiría tocando, apenas y tocaba las primeras notas cuando la puerta se abría, no lo miraba pero el corazón de la chica sintió ese leve alivio de que hubiese llegado a tiempo, aunque fuera la misma melodía la que repetía una y otra vez Seisyll no dejaba de maravillarse a pesar de reconocer cada una de las partituras.

El último movimiento de su mano basto para dar por concluido esa “demostración”, dejando sus manos reposar sobre sus piernas miraba directamente al joven como se disculpaba por no llegar a tiempo, evadiendo cualquier explicación giró su rostro hacia los ventanales notando la claridad que ofrecía la mañana.


Ya no debo de seguir tocando para ti…

El rostro de Fiore se inclinó en dirección al teclado y cerrarlo suavemente para pasar a tomar su espada, tal vez el guerrero no podría entender la actitud de la joven pero el haber evadido su responsabilidad para tener solo la mínima oportunidad de verlo parecía algo inaceptable inclusive para ellos. Un pequeño suspiro se escapó de sus delgados labios ya que se resistía a abandonar aquel único pasatiempo que compartían juntos aunque más que un pasatiempo era algo que afianzaba no solo su compañerismo si no su amistad.

Tú tienes claro cuál es tu prioridad pero esta noche, por querer verte, eludí mi responsabilidad en el castillo y eso es un lujo que no me puedo permitir aunque…

Sus palabras eran demasiado orgullosas, ocasiones que no podía olvidar el trato que ya había establecido con aquel hombre pero aun así seguía empecinada con la idea de dejar que alguien viera más allá de su actitud fría e “insensible” como ya empezaban a catalogarla. Levantándose tomaba su espada la cual enfundaba a un lado del cinturón que pendía casi sobre su cadera, Fiore era muy cuidadosa con los detalles por lo que no pudo evitar ver las manchas de sangre sobre el uniforme de Seisyll y más a lado de su mejilla que simulaba una cortada, acercándose extendió su mano olvidando todo el asunto de no volver a tocar el piano nuevamente.

¿Estas sangrando?... –deslizando su dedo vio de inmediato que no se trataba de ninguna herida suya si no de alguien más, bajando la vista ladeaba su rostro para notar un fragmento de tela fina a lado de la hombrera de su armadura, la cual apartaba para sujetarla con su mano derecha, apretándola con fuerza y culpándose peor de anteponer su labor como guardia del batallón de Pluto.

Debería ser yo la que me disculpe, prometimos a nuestras familias y nosotros mismos proteger la ciudad y yo… me quede por tocar el piano.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Seisyll O'Shaunessy
Batallón Pluto
avatar

Mensajes : 5
Guiles : 90
Fecha de inscripción : 02/02/2011

Poder de Batalla
Nivel: 1
Hp: 5000
Experiencia:
0/110  (0/110)

MensajeTema: Re: Cuarto de música   Vie Feb 04, 2011 6:31 am

Se mantuvo en silencio, sabía que cada vez que Fiore se explayaba no lo era en vano. Apoyó su antebrazo en el piano, agachando su cabeza, observando a la nada. Sintió el sonido del teclado cerrarse, suspiró por lo bajo, tenía un pequeño indicio de porque era todo eso, pero antes de decir algo equivoco la escuchó, sabía que no todo quedaría ahí. – No, no tengo muy bien en claro cual es mi responsabilidad, sino no estaría aquí escuchándote como todas las noches. Sin embargo, fui elegido, fuimos… para proteger solamente a la Reina y hoy…

Ella se ponía de pie e interrumpía su contestación, enfundando su espada a un lado del cinturón y esta se mecía con el movimiento de sus caderas, para todos lados. Iba a seguir con su contestación justo antes de ser interrumpido por ella nuevamente, pero esta vez lo hacía con palabras y tocando su rostro. – No es mi sangre, es lo que te quería decir, ese fue mi percance al parecer quisieron hacerle algo a una chica fuera del castillo, ya ves que yo también olvido mis obligaciones, porque ese trabajo es el de un guardia de los que vigilan fuera.

Observó la noche, mas bien como el sol se asomaba en el horizonte, a través de las ventanas cristalinas y aquellas hermosas cortinas de seda que se mecían con la suave brisa, algo que hizo que Seisyll sonriera, siempre lo hacía, pero era mas sincera esta vez. - ¿No lo harás verdad?

Musitó dejando en silencio aquella habitación, sabía muy bien que él se refería a dejar de tocar esa música que a tanto le fascinaba a él, y era donde podía ver como realmente era ella. Tan libre, tan buena compañera y amiga. – Sabes, no puedo mentirte... una vez prometí ser un gran guerrero, a nuestras familias, por esta ciudad, por mi apellido… y era solo un chico y no sabía bien que juraba, pero cumplí mi sueño. Sin embargo cuando te conocí, supe que nunca podría ser el mejor, pero lo intentaría, ser tan igual a mi cuando combatimos, me ha hecho fortalecerme… para querer ganarte.

Sonrió dulcemente y agachó su cabeza, llevando sus dos manos a la espalda, entrelazándola en su cintura, como cuando se paraba en el batallón de Pluto. Estaba firme como un soldado, con su espada a un costado. – Pero tu música cada noche, es como algo que me ayuda aun más… recordarla, cuando llueve y yo no esté de humor, es como si tu música quedara aquí. – Posó su mano derecha en su pecho. – sé que está dentro de mi, empujándome a seguir, levantándome si caigo o viendo luz aun si muere el sol. Sé que combato por el pueblo, pero sé que también lo hago para vivir y poder venir cada noche a escucharte, ¿Te podría pedir que no dejes de hacerlo?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Fiore
Batallón Pluto
avatar

Mensajes : 5
Guiles : 90
Fecha de inscripción : 01/02/2011

Poder de Batalla
Nivel: 1
Hp: 5000
Experiencia:
0/110  (0/110)

MensajeTema: Re: Cuarto de música   Vie Feb 04, 2011 7:19 am

Narro // Hablo // Pienso

No había ninguna necesidad que le explicara algo a la chica, seguía manteniendo entre sus manos aquel pedazo de tela mirándolo fijamente, hasta que por fin tuvo el valor de nuevo para mirarlo a los ojos.

Tienes razón… ese es el trabajo de los miembros de Red Rose.. pero tú has jurado proteger a los que más te necesitan a pesar de estar aquí.

Me salvaste de mi soledad.

*********
Las manos de la joven tocaron sus mejillas justo en el momento que la mano de Seisyll tocaba su pecho pidiéndole que no dejará de tocar, los latidos del corazón de Fiore marcaron un ligero revuelo, era lo más cercano a algo que quería proteger además de la Reina.. pero ese chico era diferente para ella, se había convertido en algo suyo.

¿Al menos tienes la menor idea de porque sigo tocando para ti?

El guerrero no estaba acostumbrado a que la joven se le acercara tanto y estableciera la conversación por más tiempo de lo que solían hacerlo, sus ojos se marcaban con sorpresa cuando me aproximaba dejándolos lo suficientemente cerca, alzándose ligeramente de puntitas no le daba oportunidad a que le brindara una respuesta, sus simples actos hablarían por si solos.

La luz del sol ahora se colaba por la habitación exponiendo totalmente a las personas que se encontraban en aquella sala, la ligera brisa removía los cabellos de la chica liberando ese perfume que de seguro llegaba hacia ese hombre debido a su cercanía. Moviendo su rostro hacia la izquierda atraía a Seisyll lentamente dejándose llevar, la música ya no le era suficiente para dejarla ser como era… sin querer el mismo Seisyll había logrado despertar a la verdadera chica que siempre se mantuvo oculta tras una capa de frialdad. Ya faltaba poco para que sus labios se rozasen, apenas dejando chocar la respiración de uno contra otro hasta que un poco más…


*********

Tras un pequeño parpadeo notaba que su compañero de armas aguardaba en esa misma postura pidiéndole que siguiera tocando, sus manos dejaron caer el fragmento de aquella tela, estaba temblando y a la vez estaba destrozada porque aquello fuera un sueño. Dando un suspiro levanto su vista para darle la espalda, se retiraba de la habitación pero antes de que llegara a la salida giro su rostro por encima de su hombro.

Solo si logras derrotarme.

Su mano se posaba sobre la empuñadora de la espada, dándole a entender que si peleaban llegarían a un acuerdo aunque ambos sabían demasiado bien que eso no ocurriría, era una lucha eterna por lo que Fiore terminaría por seguir tocando para Seisyll una vez más.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Seisyll O'Shaunessy
Batallón Pluto
avatar

Mensajes : 5
Guiles : 90
Fecha de inscripción : 02/02/2011

Poder de Batalla
Nivel: 1
Hp: 5000
Experiencia:
0/110  (0/110)

MensajeTema: Re: Cuarto de música   Dom Feb 06, 2011 11:44 pm

Se quedó estático, sin musitar ninguna palabra y su compañera estaba igual, aunque sus ojos, a pesar de seguir abiertos parecían perderse en un sueño. Brillaban sus orbes, emocionados al parecer y Seisyll no podía entender absolutamente nada, hasta que reaccionó dándole la espalda no sin antes soltar un suspiro. - ¿Estas enojada?

Preguntó con miedo, quizás algo que había dicho la había hecho enojar. Agachó su cabeza indignado, a veces se pasaba hablando y sabía muy bien que a ella no le gustaba mucho conversar, era más bien callada. Fue así que escuchó de sus labios provenir esas palabras que le incitaban a combatir, cerró el puño con fuerza y dijo enojado. - ¡Óyeme! ¡Y yo aquí haciendo el tonto!

Bufó por lo bajo, para sonreír. No se podía enojar con ella, tan solo la siguió a paso lento, mientras ella abría la puerta. Seisyll apoyó la mano en el pomo de su espada y con una amplia sonrisa musitó. - ¡Aparte, sé que te castigarían por combatir en el Cuarto de Música! A mi no, porque… la reina Lilia se enamoraría de mi bello rostro.

Sonrió, tirando su cabello hacia atrás. Sabía bromear, pero rogaba por cualquier cosa que no estuviera la Reina detrás de esa puerta o le costaría el puesto en el Batallón de Pluto. – Claro, si quieres combatir por ello, sé que te ganaría me agrada mucho verte tocar el piano. Así que me esforzaría por darte la mejor batalla de mi vida.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Cuarto de música   

Volver arriba Ir abajo
 
Cuarto de música
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Final Fantasy Legend :: Alexandria :: Castillo de Alexandria :: Habitaciones-
Cambiar a:  

Dark Akatsuki
Crear foro | © phpBB | Foro gratis de asistencia | Contactar | Denunciar un abuso | foro gratis